Entrevistas con mirada de género (I)

¿Cómo has vivido la huelga general feminista?

Mezcla de emociones, mezcla de miedos, mezcla de esperanzas. Algo nuevo que ves que bulle y que tiene potencia, pero que no sabes cómo ni por dónde puede salir, precisamente porque es nuevo. En el proceso, mucho trabajo. En nuestro caso, como supongo que en todos, nos ha permitido reunirnos con los movimientos de mujeres en un sentido amplísimo, con sus matices, contradicciones y  roces lo que, aunque parezca mentira, tranquiliza, pues no me gustan nada los bloques monolíticos.

Y el transcurso de la huelga, soberbio, eso sí, con nubarrones procedentes de los sindicatos mayoritarios que, haciendo un trabajo de “desmotivación”, por decirlo finamente, luego se intentaron colgar todas las medallas…. por delante de las mujeres.

¿En qué trabajas? ¿Qué problemáticas laborales  soportan las trabajadoras con más frecuencia en tu sector?

Trabajo para la administración pública. Se podría pensar que los problemas han de ser menores por ser un trabajo muy “organizado” y “convenizado” en todos los sentidos, pero no es así. Quizás los problemas aparecen de forma más sutil (conciliación, carrera, sueldos…) pero están ahí de forma sistemática, lo cual me lleva a un comentario quizás un poco al margen. Me hace gracia que, cuando se habla de conciliación siempre parece que es para hacerte cargo de otro “trabajo”, familiar, de cuidados… Creo que debemos ir mucho más allá en planteamientos, conciliación no tiene porque ser trabajo, puede ser poder salir a la naturaleza a triscar, por poner un caso.

¿Sientes que el mundo sindical es un espacio masculinizado? Nos puedes exponer los motivos?

El mundo sindical está tan masculinizado como tantos otros mundos que nos rodean. Los horarios, las costumbres y malos hábitos, la falta de un lenguaje común y el entendimiento. La falta de espacios auténticamente compartidos. Es decir, de espacios que construyamos con los compañeros y no espacios de los compañeros a los que debamos adaptarnos.

Una de mis respuestas a si era necesaria una huelga “para las mujeres” fue que es curioso que no nos preguntemos si es necesaria la solidaridad con cualquier colectivo en lucha, desde los metalúrgicos a los panaderos, y necesitemos hacer esa pregunta sobre un “colectivo” que representa al 50% de la población. Si no somos capaces de entender algo tan fácil, “masculinizado” seguirá siendo.

¿Crees que en los ámbitos de empleo, los feminizados, son valorados por los sindicatos?

En el ámbito de los mayoritarios, depende de donde sopla el viento. Ahora hablan de ellos porque no tienen otro remedio, pero creo que no sólo dan de lado a los feminizados, sino a todo lo que no les produzca un “beneficio” sindical. En nuestro caso, si se acercan y se ponen a la lucha se les trata como a cualquier otro.

¿Qué tarareas desempeñas en el sindicato?

Las que tienen que ver con Cultura que, a la corta, media y larga se convierten en muchas otras tareas de otros ámbitos, porque todo está entrelazado.

¿Cómo compatibilizas la vida militante con el trabajo, los cuidados?

Como puedo. Mi trabajo es exigente (y afortunadamente interesante) y mi (s) compromisos personales con la CNT y el mundo libertario son diversos y a veces un pelín colapsantes. Pero se sobrelleva con humor y buenas amigas y amigos.

¿Por qué crees que las mujeres deben estar sindicalizadas?

Porque creo que cualquier trabajadora ha de estarlo. Ha de unirse a sus iguales para proteger sus derechos y, más allá, su dignidad, y más allá, para transformar una sociedad a todas luces injusta.

¿Qué razones le darías a otra trabajadora para que realizase labor sindical con la CNT?

Porque es otra de las rupturas vitales necesarias. Porque es apostar por buscar tu propia voz también en el mundo laboral, sin ser parte de organizaciones paternalistas y dependientes del estado que se empeñan en hablar por ti (y, generalmente, para decir cosas absurdas).

No le diré que será fácil, no lo es en ningún sentido y en ningún lugar, pero con la CNT tiene una herramienta que, de manera personal y colectiva, sirve para ir hacia delante sin dejar jirones de dignidad por el camino.

1 de mayo. Sindicalismo con mirada de género

1 de mayo. Sindicalismo con mirada de género

Ana Sigüenza. Sindicalismo con mirada de género

Ana Sigüenza. Sindicalismo con mirada de género